21 oct. 2012

El 1% y sus caprichos


 ¿Conoce a aquellas admirables personas que ha trabajado de forma consistente durante todas sus vidas y que gracias a ello tiene el merecido bienestar? Personalmente, he conocido a varios y sus méritos son dignos de fascinación y que ahora, gracias a sus esfuerzos viven cómodamente dejando una proporcionada herencia para sus descendientes. Pero no es el caso del uno por ciento de los habitantes norcoreanos que desconocemos la veracidad de sus ingresos ya que la mayoría de ellos son de lazos íntimos del régimen de Corea del Norte. Para entrar en aquel club, se estableció una serie de listas que deben estar en su haber.

 Deben tener como patrimonio un apartamento 300 metros al cuadrado amueblados con diseños italianos y en los salones debe haber ordenadores de marca Samsung y electrodomésticos de la marca LG. Es curioso que la élite norcoreana tenga en sus hogares dichas marcas de origen surcoreano cuando el régimen central publicita diariamente a destruir a los vecinos del sur con armas nucleares de forma exhausta en los medios de comunicación estatal. Sus vehículos deben ser exclusivamente europeos de alta gama como Mercedes-Benz, Porsche o Lamborghini. Si son de mayor tamaño, son mejor valorados entre los vecinos. La "rivalidad" por tener las marcas más lujosas es habitual.

 Un doctor recibe por el estado 5.000 wons como sueldo mensualmente. Mientras tanto, una pareja se apunta al mejor gimnasio de la capital pagando 100.000 wons. Durante las fiestas nacionales, reciben como regalo relojes suizos de renombre. Todo lo mencionado puede ser el principio de los caprichos de la alta sociedad norcoreana sin saber cuales serían sus querencias más extravagantes. Los que estudian esta materia dudan de donde provienen semejante cantidad de dinero para repartirla entre el "grupo". No les importa que haya pasado las inundaciones más expuestos de los últimos años. Para eso están los soldados hambrientos tratando rescatar una vida más. Ellos celebrarán sus particulares fiestas con Hennesseys y whiskys escoceses de nombres desconocidos pero destinados para alimentar el desvarío de hombres de dudosa reputación moral.
Enhanced by Zemanta
Publicar un comentario