14 oct. 2012

El suicidio es una felonía


 "Durante el transcurso de estos informativos, le explicaremos que en el lado sur de esta península alrededor de cuarenta personas al día cometen un acto tan desagradable, algo que en nuestro país nunca sucedería, como el suicidio. Esto demuestra que la sociedad del sur es una comunidad enferma donde las personas no tienen suficiente cariño y está condenado al precipicio porque sienten que han fracasado en sus vidas y no hay manos para que les puedan ayudar. En cambio, fijemos en nuestra sociedad, sana y eficaz en todos los sentidos donde el índice de quitarse la vida es muchísimo menor que en las sociedades donde reina el imperialismo". 

 Detrás de estas palabras, falta una afirmación sensata pero que no puede pronunciarse en los medios de comunicación norcoreana. El suicidio es tratado como una traición al régimen central que afectaría a los familiares del cometido. Serían etiquetados como "la parentela del traidor" y observados malamente por los vecinos y residentes del barrio. Esto hace entender la voluntad de inmensas personas anónimas que abogan a perder la vida por la pesadez que supone levantarse a diario y correr por la búsqueda de la satisfacción personal y familiar. Tienen que ser agraciados por el consuelo de sus hijos o por las oraciones que hacen sus procreadores.

 El incremento del suicidio es hecho habitual entre las personas anónimas y conocidas en Corea del Sur. En los periódicos se hastían de contar sucesos de gente que se utilizan diversos métodos para morir. Y cuando un conocido personaje muere bajo esas circunstancias, su fallecimiento se convierte en un espectáculo mediático que deshonra la profesión del periodista. Pero la problemática norcoreana es aún más grave. Si uno se suicida, la causa de la muerte es sentenciada como motivos de enfermedad o de accidente. Y el nombre del anónimo se queda olvidado. Sin posibilidad de ser recuperado.  
Enhanced by Zemanta
Publicar un comentario