19 ene. 2012

Decretos a favor de la protección (Parte 5: El proceso actual)


 Mientras los ya establecidos norcoreanos en Corea del Sur están contando los días para que el decreto sea aprobado, los políticos de ambos bandos han cogido el gusto de jugar a las "discusiones prolongadas" reflejadas en sus rostros llenos de promesas mentirosas y retardadas. Mientras un sector de la población está impaciente y ven a esta ley como un paso fundamental, los "actores" claves para que esto se ejecute se entretienen en rifirrafes improductivos e interminables. 

 Hubo un caso muy sonado en Corea del Sur hace varios meses cuando se aprobó la "Ley de Audiovisuales". A los contrarios a esa ley se les restringieron completamente la entrada al Parlamento ya que su oposición feroz no podía dejar permitir aprobar esta ley y los martillazos finales del presidente del Parlamento hicieron autorizar esta ley sin representación de la oposición en el edificio. Días después, en aquel sitio, las mesas y las sillas sobrevolaban de un rincón a otro. Unos maldecían a otros y las manchas de la sangre eran más que visibles en las paredes y en los bates de béisbol. ¿Esto se repetiría cuando quieran aprobar la ansiada ley amparada por las asociaciones y organizaciones de derechos humanos?

 El problema también aparece cuando los ideólogos cercanos al régimen norcoreano tratan de retrasar aquella ley. Cuando el ministro de Reunificación mostró su simpatía al proyecto, los "contrarios" han empezado con las manifestaciones y con las huelgas de hambre para que el ministro cambie su convencimiento. Hasta ahora, no lo han conseguido pero seguirán trabajando como "embaucadores" para impedir cualquier intento de avance. Mientras el lamentable espectáculo de los políticos insensibles sigue su curso, un/a norcoreano/a habrá fallecido en alguna parte del país por extenuación. 
Publicar un comentario