29 may. 2015

La segunda batalla


 La cuestión es esta. Mientras que la CNN dijo hace algunas semanas que a la élite política de Corea del Norte le faltan tres años aproximadamente para que caigan por diversos factores destacando la inestabilidad económica que azota el país y que muchos de habitantes aún siguen queriendo escapar a China, muchos cuestionan dos asuntos: si realmente el derrumbamiento del régimen comunista será a corto o medio plazo y si ocurriese el colapso quien será el país que dará amparo a millones de habitantes confundidas ante esa situación. En este caso, sólo hay dos países que pueden hacerlo: China y Corea del Sur.

 Ahí es cuando se prevé una batalla, esperemos que no a nivel militar, entre estos dos países para "conquistar" Corea del Norte. Desde mi punto de vista personal, quiero que el territorio norcoreano, confuso ante el repentino cambio (metiéndonos en la situación), esté en el lado surcoreano por su similitud lingüística e histórica ya que antes de junio de 1950, la península se denominaba bajo el mismo nombre: Corea. Pero la historia reciente dice que la estrecha amistad ideológica y comercial entre China y Corea del Norte ha permitido que un sector de la población se aproxime al territorio rojo y que también influye que una gran parte de la población haya aprendido en el pasado a demonizar durante sus vivencias a los "vecinos del sur".

 Actualmente la relación entre China y Corea del Norte no van por buen camino. Tanto que los suministros energéticos y financieros tienen su parón constante por discrepancias puntuales. Y que también hay que apuntar el trato inhumano que reciben los desertores, sobre todo mujeres, en China. ¿Esto beneficiaría a Corea del Sur? Por cuestión de lógica, sí. Pero me temo que si la unión de las dos Coreas ocurriese dentro de algunos años, como dice el medio estadounidense, exista crecientes actos de carácter clasista en aquella nueva sociedad. Esto causaría un enojo entre la población afectada y que podría producirse capítulos de caos si no se toman medidas de prevención. Y para ello se necesita por parte de la comunidad internacional más atención al asunto coreano. 
Publicar un comentario