9 jul. 2013

Todo es mentira

Rueda de prensa que se realizó en enero de este año en Pyongyang

 La mujer que está justo al lado de la moderadora de esta rueda de prensa que fue transmitida por la televisión estatal norcoreana en enero de 2013 es la señora Ko. En marzo de 2011, consiguió salir de Corea del Norte cruzando el río Tumen hasta que finalmente pudo llegar a Corea del Sur. En el vídeo, Ko trataba de justificar de su "error" de salir del país junto al matrimonio que estaba sentado enfrente de decenas de personas que algunos hacían el bulto tratando de engañar al público exterior que la élite política era comprensible con los que habían traicionado a la patria. Explicaban que fueron "secuestrados" por los "guerrillas" surcoreanos y que fueron "vilmente" obligados a establecer en el país y abandonar "forzadamente" el socialismo norcoreano. 

 La parte verdadera de la historia de Ko es la siguiente. Ella escapó de Corea del Norte sola y dejó a sus hijos en la casa de su hermano mayor. Su plan era que una vez que ella llegaba a Corea del Sur, tratar de traer a sus descendientes después de tener una cierta estabilidad. Pero su propósito no tuvo un final feliz a raíz de una discusión de pareja entre su hermano mayor y su cónyuge. Cuando llegaban al límite de la batalla verbal, ella amenazó con delatar que su hermana había escapado del país y que sus hijos iban a ser detenidos por el régimen. Sin poder hacer nada, él tenía "denunciar" el hecho a la comisaría. Los funcionarios del régimen se encargaron de engañar a la señora Ko diciendo que si no volvía de vuelta al país, sus hijos tendrían consecuencias graves. Y una vez llegado al destino, tenía la obligación de decir en la rueda de prensa que el régimen le había mandado hacia el "camino" correcto. 

 El régimen le hizo una falsa promesa de obsequiar una casa para su familia. El control era demasiada exhaustivo contra ella y Ko no dudó en escapar otra vez del país. Pero esta vez, su intentó fracasó y fue detenida en la frontera entre Corea del Norte y China. Fue llevada inmediatamente a un campo de concentración sin saber en la cual. Los rumores se han extendido de tal magnitud entre los habitantes del país que ya nadie cree la emisión de las ruedas de prensa de aquellos que vuelven por "voluntad propia" a Corea del Norte. Siguen pensando que lo que ven en la televisión es una mentira. 
Publicar un comentario