20 oct. 2015

El derecho a saber


 Pongamos un ejemplo. La española. Después de la muerte de Franco, comenzó la transición elaborando una Constitución (el de 1978) a favor de la población que no paraba de preguntar el concepto de la democracia. Este documento, que es de carácter público, es accesible en Internet o simplemente adquiriendo en las bibliotecas y librerías de todo el país. El derecho a saber nuestras jurisprudencias más básicas es imprescindible en estados donde la democracia se practica en cierta normalidad. Pero, ¿que ocurre en Corea del Norte? Si la teoría del socialismo se basa en la igualdad en todos los aspectos, ¿se aplicaría también en el derecho de saber las leyes más básicas que dice en la Constitución Socialista de la República Democrática Popular de Corea? Muchos de los que he entrevistado ni siquiera han sabido hasta entonces el término "Constitución".

 A pesar de que el índice del analfabetismo roza la nulidad en Corea del Norte, de la cual se enorgullece de una manera bastante exagerada el régimen norcoreano, el acceso de los libros de carácter oficial es totalmente restringida a una gran mayoría de su población ya que los artículos que están en aquellos libros están contradiciendo lo que aplica en realidad a la población. Entonces ya hace décadas utilizaron la estrategia de no contar los derechos que tienen la población suya. Solamente propaganda. Por ejemplo, en el artículo 25 de la Constitución norcoreana dice que "el estado tiene la obligación de dar la condición adecuada para poder subsistir a toda su población". Y muchos de los supervivientes de la hambruna se enteraron cuando llegaron años después en Corea del Sur o en terceros países.

 Lo que caracteriza la práctica de la dictadura es esconder una gran parte de la verdad a su población e imponer la política del miedo. En el caso de Corea del Norte, poner en marcha el artículo ya mencionado ha sido el reparto de alimento básico a los habitantes pero la lenta reacción del régimen ante los sucesos que ocurrían a finales de los años 80, su pésima gestión y las condiciones negativas a nivel climatológico ha condenado a la desgracia a nivel macro causando uno de los acontecimientos más desconocidos pero catastróficos como la hambruna en los mediados de los años noventa. Y para no poder hacer frente a las protestas internas de la población, desde entonces, ellos siguen implantando el pánico y el derecho al olvido de las leyes más básicas dentro de su territorio.
Publicar un comentario