31 oct. 2015

¿Cuál es su concepto de la revolución?


 Salió la noticia de que el régimen norcoreano convocará en mayo (sin ser aún oficial) del año que viene el séptimo congreso del Partido de los Trabajadores desde su fundación en 1945. La pregunta que surge aquí es, ¿solamente se han realizado siete veces durante los 60 años de historia del partido que lleva dominando Corea del Norte? Lo que destaca realmente es que el sexto congreso se realizó hace 35 años (en 1980) cuando aún Kim Il-Sung seguía en el poder. Significa que el anterior líder desaparecido Kim Jong-Il se veía incapaz de organizar un encuentro como este. Claro que cuando él tomó el control en el país, una gran tragedia olvidada por nosotros comenzaba a expandirse sobre su territorio siendo las víctimas los habitantes débiles.

 Según KCNA, el objetivo principal de convocar este congreso es para reforzar más la demanda del partido y la revolución en curso que es seguir poniendo en práctica el Juche, conocido por la autosuficiencia. Bien, el concepto de la revolución en Corea del Norte se basa principalmente luchar contra las fuerzas hostiles que son los países que abrazan al imperialismo, comenzando por Estados Unidos y Corea del Sur. Promueven el fomento de la aversión hacia todos aquellos que critican sus perversidades que ellos mismo demonizaban cuando comenzaban con la construcción del socialismo norcoreano. Es decir, en estos momentos, están lanzando una indirecta a aquellos que duramente le vituperan lo relacionado con la violación de los derechos humanos en Corea del Norte.

 Mientras que en este lado del mundo, el concepto de la revolución se ha basado en luchar contra la intolerancia como el surgimiento del racismo, la desigualdad social y económica, y el crecimiento de los prejuicios hacia otros colectivos; en Corea del Norte dicho concepto tiene un significado que incita a la involución. Las represalias hacia los que piensan diferentes o manifiestan la injusticia que existe en diferentes espacios públicos siguen persistentes. Entonces el resultado que sacamos a raíz de estos sucesos es nuestra condena por sus acciones. Y ellos responden nuestra preocupación con el uso de la hostilidad aplazando por enésima vez la posibilidad de un progreso próximo.
Publicar un comentario