28 abr. 2015

Los vetustos ya no forman parte de la primera fila

Kim Ki-Nam

 ¿Se acuerdan ustedes de Joseph Goebbels, aquel hombre que era el ministro nazi de propaganda y fue quien construyó al Hitler al que conocemos actualmente mediante los libros de historia? En Corea del Norte la persona que lleva dicho calificativo es Kim Ki-Nam, que comenzó desde 1966 siendo el encargado general de la propaganda socialista en Corea del Norte bajo las órdenes de Kim Il-Sung. Fue el ideólogo principal del culto a la personalidad de los tres mandatarios que conocemos hasta ahora (aunque muchos de nosotros esperamos que dicha herencia se obstaculice con la tercera) y su estrategia funcionó a la perfección cuando los habitantes dijeron que ellos seguirían a partir de entonces solamente a Kim Il-Sung, Kim Jong-Il y Kim Jong-Eun.

 Este año acaba de cumplir Kim Ki-Nam 86 años y su influencia en el Partido de los Trabajadores va poco a poco perdiendo siendo incluso reemplazado de su cargo de siempre por uno mas joven llamado Ri Jae-Il. Se entiende que con la edad que tiene Kim la élite política norcoreana busque por uno más preparado para el cargo con el fin de mantener el régimen norcoreano pero ha habido dos acontecimientos fundamentales para que Kim ya no fuera uno de los partícipes habituales en las reuniones importantes que celebra el partido dominante norcoreano puntualmente. La primera es que repentinamente ya no forma parte de los miembros destacados del Politburó y eso se ha podido ver en la reunión del pasado septiembre en Pyongyang. Y por otra parte, en la celebración de la edición número 103 del nacimiento de Kim Il-Sung, él no ha sido nombrado entre los 15 miembros destacados en dicha efemérides.

 No sabemos si esto ha sido por la decisión del actual mandatario norcoreano o por la fiera competencia de sobrevivir en el Partido de los Trabajadores y que su "autoridad" poco a poco va perdiendo. Parece que el cambio generacional de los miembros está siendo más trascendental que nunca en Corea del Norte. Al final, veremos a Kim, que acerca a sus noventa cumpleaños, estar aplaudiendo a Kim Jong-Eun cada año desde las últimas filas del salón de actos que estamos acostumbrados a ver. Pero la pregunta que hago es si los artífices que construyeron Corea del Norte están agotados por el avance de edad, ¿serán las nuevas generaciones del partido capaces de mantener un régimen obsoleto como el suyo o darán paso a un cambio crucial en la historia de Corea del Norte?
Publicar un comentario