29 ene. 2015

El mercado no se abre aún del todo


 La tragedia humanitaria en Corea del Norte empezó desde mediados de los noventa. Hasta entonces el régimen norcoreano repartía ración diaria de alimentos (arroz y maíz, sobre todo) a todos sus habitantes con algunos resultados positivos a raíz de la exportación de sus capacidades agrícolas con países tan cercanos ideológicamente como la Unión Soviética, Alemania Oriental, Albania, Rumanía, Hungría o Chequia. Pero cuando estas naciones afines a la ideología socialista cayeron para dar bienvenida a la práctica del capitalismo, junto a las pésimas condiciones medioambientales como factor importante, el colapso tampoco era la excepción en Corea del Norte. La época más dura fue de 1995 a 1998 cuando las estimaciones dan cantidades numéricas enormes en cuanto a los fallecidos.

 Entonces los habitantes empiezan a vender cualquier cosa en la calle. Pertenencias personales u cosechas mínimas que tuvieron en un huerto privado escondido detrás de sus casas. El régimen norcoreano, al percatar de la situación, trató de prohibir dicha práctica de mercado ambulante en las ciudades del país (incluso Pyongyang) pero la situación era demasiado deplorable como para enfrentarse a la posible cólera de la población que al final lo habían permitido. Pero siempre con condiciones para no "manchar", según ellos, "la armonía socialista" con la entrada del pequeño capitalismo.

 Corea del Norte no facilitaba (o trataba de esconder ya que suponía una "humillación" no mostrar números positivos) sus datos económicos hasta hace algunas décadas hasta que llegó la gran hambruna. Según la organización Heritage, que analiza la libertad de mercado de todos los países, el país ocupa el puesto 178. Es decir, el último. ¿Su puntuación? 1,3 de 100. 0,3 puntos más respecto al año pasado. ¿Porque una nota tan baja? Por la constante existencia de la corrupción en su particular sistema de mercado a pesar de que el régimen norcoreano ha querido abrirse más que hace 21 años. Con esto no trato de defender el capitalismo salvaje donde pretende realizar el liberalismo económico en todos los sectores y dicha práctica puede acarrear consecuencias negativas pero con el hermetismo que tanto caracterizó hasta ahora a Corea del Norte, se puede oír como la población se asfixia y que buscan otro tipo de alternativas para mejorar sus condiciones de vida. 
Publicar un comentario