10 mar. 2014

El escape más atípico


 Los refugiados norcoreanos seguían llegando al Sudeste Asiático después de horas caminando por la selva. Tanto que en tres países (Tailandia, Camboya y Vietnam) el número de desertores alcanzaban casi el millar. Esto demostraba, con los años, crecía el enorme descontento de la inmensa mayoría de los habitantes del país. Los intermediarios y miembros del consulado surcoreano aconsejaban a los recién llegados a China ir hacia Tailandia ya que Camboya y Vietnam siguen teniendo relaciones plenas con Corea del Norte. La tensión llegó a su límite a este último país cuando un desertor mató de manera desesperada a un funcionario vietnamita para escapar de la prisión con el fin de evitar la deportación. 

 Pero los norcoreanos seguían llegando a Vietnam, muchos de ellos sin demasiado conocimiento sobre el país, e inmediatamente fueron dirigidos a cárceles permaneciendo ahí durante meses. Algunos de las encarceladas eran mujeres embarazadas que sufrían golpes de calor o enfermedades. Estaban muy debilitadas y la tardía reacción del consulado surcoreano no ayudaba a seguir con el procedimiento adecuado para llevarlas al destino final: Corea del Sur. Ante la preocupación, surgieron repentinamente planes para rescatar a los desertores. Uno de ellos era alquilar un barco gigante para llevarlas a escondidas desde puertos cercanos de la ciudad de Ho Chi Min hasta llegar a Busan. 

 Aquel plan finalmente no se llevó a cabo pero, en un momento dado, el consulado surcoreano preparó dos aviones de gran tamaño para transportar a 468 norcoreanos, previo acuerdo con el gobierno vietnamita, que hasta el día de antes no supo de aquel escape infrecuente. Esta vez si funcionó. Salieron de Vietnam con destino al aeropuerto internacional de Incheon. Algunos no se lo creían y preguntaban a las azafatas. "¿No iremos de vuelta a Corea del Norte, verdad?". "¿Están seguros que vamos a Seúl, no?". Esas horas en el avión parecían interminables pero el plan fue un éxito que salió en todos los medios de Asia Oriental. Tanto que la ruta de los desertores hacia Vietnam, a partir de aquel entonces, se cortó y los demás tuvieron que dirigirse a otros países. A Mongolia o Tailandia como principales vías. 
Publicar un comentario