24 feb. 2016

Nuestros miedos (Cobertura especial desde Ginebra. Parte 1)

Oficina de las Naciones Unidas, Ginebra

 ¿Quién iba a pensar que estaría algún día de estos en Ginebra? Es una ciudad donde se caracteriza principalmente por la concentración de organizaciones mundiales como ACNUR, OIT, OMS, UNICEF (más de 30), pero también instituciones como el Banco Mundial o el FMI que frecuentemente son reprochados por sus decisiones controvertidas en algunos países. Si tengo que decir la verdad, he estado brevemente en la XVI sesión del Comité Consultivo por parte del Consejo de Derechos Humanos porque se trataba de una reunión menor (y limitado a diplomáticos y trabajadores de la ONU) comparado con la sesión número 31 del Consejo de Derechos Humanos que se celebrará durante 4 semanas empezando el día 29 de este mes y que se enfocará especialmente en la muy preocupando situación de derechos humanos en Corea del Norte cuyo régimen no sale especialmente bien parado después de que se presentará un informe demoledor por parte de esta organización. Lo que si he podido saber, gracias a los que trabajan en la ONU y de los representantes surcoreanos en Ginebra, es que la fecha donde Marzuki Darussman, investigador especial para este asunto, expondrá la situación será el día 14 de marzo desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche.
 
 Otro de los objetivos de mi viaje a Ginebra era mi reunión y acompañamiento a Lee Young-guk, el que fue el guardaespaldas de Kim Jong-Il pero que ahora denuncia las atrocidades del régimen norcoreano y que le han invitado para que pueda contar la realidad en Corea del Norte. Hace casi un año y medio, escribí un reportaje extenso sobre su historia y Lee conoció, en primera persona, las vivencias personales del desaparecido mandatario. Estaba programado para dar un discurso el martes 23 de febrero (cuyo detalle lo pondré en la siguiente entrada del blog), como invitado especial, en "Geneva Summit for Human Rights and Democracy" (organizado por decenas de organizaciones de distintos países) sobre la pésima situación de derechos humanos en Corea del Norte. Las peticiones para poder entrevistarle no paran de llegar y Lee se mostró preocupado.

 Extracción de la entrevista personal y de carácter informal con Lee en Ginebra caminando por las calles:

- "Está bien conceder entrevistas a distintos medios y de poder decir que es lo que está pasando en Corea del Norte. Pero estoy preocupado de recordar el pasado que trato de olvidar. La trauma aún me afecta física y psicológicamente...".
- "A veces pienso...si hubiera sido un ciudadano normal de Corea del Norte...no tendría tanto sufrimiento que estoy teniendo también en la actualidad. Pero en aquel entonces, si te dicen que seas el escolta del líder, no tienes otra forma que seguir esa orden. Yo estuve muy cerca de él, lo he visto todo, he desertado y ya no estoy en Corea del Norte. Pero las fantasmas del pasado sigue persiguiéndome cuando trato de decir mi testimonio ante el mundo". 
- "¿Gabriel, estás seguro que quieres seguir con esto?" (El autor dice que si y pregunta a Lee el porque de esa pregunta). "Porque luchar por los derechos humanos es una tarea ardua. A veces, es una lucha muy solitaria. Cada vez que salgo por la televisión, especialmente con mi estatus, no paro de recibir amenazas de forma anónima. De la gente que no conozco. Mi cuenta de Facebook ha sido hackeada. Es duro. Muy duro, todo esto. Tengo miedo. A veces, demasiado. Estamos expuestos a que nuestras vidas corran peligro cuando estamos luchando por el bien de la humanidad. Mientras sigas con lo de Corea del Norte, vas a tener miedo. Ahora o en el futuro. De eso, estoy seguro. Me alegro que estés conmigo aquí en ese lugar que apenas conocemos. Mañana (martes) tendré hasta diez entrevistas. Nos queda mucho trabajo por hacer". 

Ginebra de noche. Estación de tren Gare Conravin. 
Publicar un comentario