18 mar. 2015

Educar a la élite y perseguir a una parte de su población


 La autora Suki Kim consiguió entrar en la hermética Corea del Norte para ocupar el cargo como profesora de inglés (idioma de su mayor enemigo) con el fin de educar y observar como se comportan los descendientes de la élite política en el país. Ella nos ofrece una panorama que no estábamos acostumbrados hasta ahora, es decir, nos hace echar un vistazo de los movimientos de aquellos adolescentes, que si no llega el colapso del régimen norcoreano antes, estarán en uno de los asientos de la Asamblea que raras veces hemos visto mediante la agencia oficial de noticias (la KCNA).

 Hubiera sido una tarea difícil enseñar a estos jóvenes con nulo conocimiento del idioma y de la cultura coreana pero Kim, al ser nieta de abuelos que sufrieron la separación de las familias (un asunto que sigue sin solucionarse adecuadamente) justo después de que Corea se dividiera en dos, supo a la perfección el coreano para poder impartir clase en la Universidad de Ciencias y Tecnología de Pyongyang (PUST) que es la única institución superior de carácter privado y financiada por organizaciones cristianas. Entonces ustedes preguntarán, ¿acaba usted de mencionar la palabra cristiano? ¿En un lugar donde la libertad de religión prácticamente no existe?

 Si, he dicho "cristiano". Ahí es donde el régimen norcoreano empieza con su doble juego perverso. Que por una parte da la bienvenida a aquellas organizaciones religiosas que aporta financiación suficiente como para mantener a la élite y sus futuras generaciones mientras que la tenencia de materiales como la biblia se condena en la mayoría de los casos con la pena de muerte. Las estimaciones dicen que son cientos de miles de creyentes cristianos que a escondidas practican su religión reuniéndose en cuevas abandonadas para que no les descubran. Esta violación de derecho a la religión también fue reflejada en el informe de derechos humanos de las Naciones Unidas. Hasta ahora no enteramos de su doble juego pero parece que su "secreto" de su estrategia fue descubierto poco a poco. 
Publicar un comentario