10 jul. 2014

No es lo que era


 Hace 20 años era impensable ser "cómplice" de su rebeldía discreta. Cuando murió Kim Il-Sung en 1994, las flores blancas inundaban casi todo el territorio norcoreano. Se veía síntomas de la hambruna pero igualmente los habitantes salían a la calle a llorar (a veces, de una manera bastante atípica) al que fue su "sol". Cuando murió Kim Jong-Il, en mi caso, un familiar me avisó a primeras horas de la madrugada e inmediatamente vi como todos los medios surcoreanos informaban sobre aquel hombre que no pudo arreglar su país de la peor catástrofe humanitario que arrastra hasta estos días actuales. Entonces, la rebeldía si que era notable pero "celebrado" de manera discreta para no padecer consecuencias físicas para él y sus familiares.

 Tres días antes, se conmemoró una reverencia extraordinaria con los altos cargos del régimen por el 20 aniversario de la desaparición del primer mandatario desde que República Democrática Popular de Corea (nombre oficial) fuera un país (aunque en Corea del Sur, Corea del Norte no es considerado como una nación) y Kim Jong-Eun apareció frente a las cámaras con un aspecto físico bastante deteriorado, algo que disparó la curiosidad de los estudiosos de la temática y de las agencias de noticias. Su rostro estaba aún más hinchado y ligeramente cojeaba cuando salía al escenario. Y se preguntaban: ¿Qué le habrá pasado? Otros contestaban que podría ser por su querencia hacia las bebidas alcohólicas.

 La pregunta que me surge es como se asimila el pueblo norcoreano con este evento. Lo habrán oído por la radio o visto por la televisión pero con los años el interés hacia el régimen habrá descendido de manera notable. Sería interesante realizar una encuesta de carácter sociológico sobre el grado de satisfacción hacia Kim Jong-Eun y los funcionarios del país. Pero como dicha actividad no será posible hasta después de varias décadas solamente nos quedará observar si veremos otra vez por las calles de Pyongyang a gente llorando de forma desesperada y ver inundada flores blancas cuando muera el actual líder. 
Publicar un comentario